El diario hoy valle medio publicó un articulo donde se detalla los argumentos del procesamiento que tomó el juez Víctor Dario Soto para procesar a siete policías.

En el extenso auto de procesamiento de los siete policías, se indica que los uniformados habrían golpeado a Daniel Solano, tras sacarlo de manera violenta del boliche. El escrito que cuenta con más de una decena de cuerpos, en las que se además se contabilizan más de dos centenares de testimonios, entre los que el de mayor fuerza es él de la testigo protegida que habría visto todo lo sucedido esa noche.

El juez sostiene que Daniel Solano entró al lugar cerca de las 2 de la mañana. A las 3,30 aproximadamente habría sido sacado del interior del boliche de manera compulsiva y violenta por efectivos policiales. Tal fue el grado de violencia que fue arrojado por las escaleras, en ese momento se sumó otro uniformado.

Allí se llamó a un móvil policial. Justamente al lugar llegó una camioneta Eco Sports, con tres policías. El móvil se estacionó frente al local bailable, pero luego fue estacionado a la vuelta donde no hay luces. Hasta donde uno de los uniformados habría conducido por la misma vereda a Solano.“Resulta ser un sector oscuro y de escasa iluminación” indica Soto en el procesamiento.Allí los policías lo habrían agredido con golpes de puño y patadas o con algún objeto contundente. Ya sangraba de las fosas nasales y de la boca, allí quedo agachado Solano y luego fue ingresado al móvil donde permaneció sin movimiento. De hecho, se indica que recibió un fuerte golpe en las costillas, pero sonó muy fuerte.

Tras esto, en el móvil algunos de los policías se dirigieron hacia la isla 92. Mientras que minutos después ingreso al lugar un Fiat Duna con los uniformados.

Estos hechos, en los que hace hincapié el magistrado fueron relatados por una testigo que observó todo.Hay varios hechos curiosos que indicarían que la agresión a Solano podría haber estado planeada, según se desprende del escrito. Por ejemplo que la mirada de los policías que estaban dentro del boliche siempre estuvo posada en el grupo de “norteños” y principalmente en Solano. Así lo describen algunos testigos.

Por otra parte, en su extensa explicación Soto menciona que no es lo mismo el cuerpo del delito que el cuerpo de la víctima. Y en ello hace hincapié al mencionar una extensa serie de casos donde se juzgó a los responsables sin que el cuerpo apareciese.

Fuente: Hoy valle Medio y Sergio Escalante