Foto. Marcelo Miranda

Hace tres generaciones que la familia de Eduardo Parra elabora vino en Gómez.En 1922 comenzaron a labrar las tierras y plantar los primeros viñedos en la zona norte, a pocos kilómetros del canal principal de riego. En un primer momento, gran parte de la producción del vino se transportaba por tren hacia Zapala donde era vendido en la vecina provincia.

Una característica principal de este emprendimiento familiar es que tiene su propia bodega donde elabora distintas variedades de vinos llegando a producir hasta 5000 litros.
Eduardo resalta que “acá nunca se dejo de elaborar vino, desde hace 83 años se hace vino artesanal con las variedades malbet, syrat y merlot.
Actualmente el vino se vende entre los vecinos de Gómez y gran parte del Alto Valle. Una actividad que emprendieron un grupo de productores es que se están organizando para poder darle difusión a sus vinos y ofrecer sus productores en otras regiones.
Una de las primeras imágenes que se tiene cuando se llega al lugar es el frente de la bodega, realizada con adobe y caña. Los materiales de construcción le dan al vino, durante su transformación, las condiciones de temperatura necesarias para lograr un buen producto.