Después de una año y siete meses 42 familias del barrio de Roca recibieron las llaves por parte de la Asociación Un Techo para mi hermano. Tres hombres cuentan cómo fue la experiencia y el papel que jugaron las mujeres al hacer “el 90 por ciento del trabajo”.