La Justicia dio por probada la existencia de un plan sistemático para la apropiación de niños nacidos en cautiverio durante la dictadura militar y condenó a Videla a 50 años, a Antonio Vañek a 40, al Tigre Acosta a 30, a Santiago Omar Riveros a 20, a Reynaldo Bignone a 15 y a otros represores. Además dispuso el alojamiento en cárcel común para todos los condenados.

El ex dictador Jorge Rafael Videla recibió su tercera condena a reclusión perpetua, cuando el Tribunal Oral Federal 6 de esta Capital le dictó una pena de 50 años de prisión por el Plan Sistemático de Robos de Bebés aplicado durante la ultima dictadura. En la misma sentencia, se condenó al ex dictador Reynaldo Benito Bignone a 15 años de prisión.

A más de tres décadas de cometidos los delitos, y al cabo de dieciséis años de la denuncia original realizada por las Abuelas de Plaza de Mayo, la justicia encontró a Videla penalmente responsable por la sustracción, retención y ocultamiento de menores y la supresión de su identidad, en 20 oportunidades, la cantidad de casos ventilados en el juicio durante los últimos 15 meses.

En tanto, el represor Antonio Vañek recibió la pena de 40 años, mientras que Jorge “El Tigre” Acosta a 30 años y Santiago Omar Riveros a 20.

El resto de los represores juzgados también recibieron diversas condenas en el marco de este proceso en el que se acreditó que durante la última dictadura cívico militar existió un plan sistemático para las sustracción de recién nacidos.

Mientras se leían las sentencias, frente a los Tribunales de Comodoro Py numeroso público celebró las condenas, al tiempo que organizado por agrupaciones de derechos humanos, sociales y políticas se aprestaba a realizarse un festival.

Fuente: Radio Nacional