Foto: minutoneuquen.com

Personal de seguridad el boliche de Neuquén agredió a un estudiante de ingeniería, su hermano y su novia. El local volvió a funcionar después que fuera clausurado tras la desaparición del estudiante universitario Sergio Avalos hace nueve años.

“Nadie discute que dentro de un boliche tiene que haber control pero no a este nivel de agresió n que sufrieron estos chicos” afirmó Daniel Bocanera, decano de la Facultad de Ingeniería  al que concurre el estudiante agredido.De acuerdo a un comunicado de prensa de la Federación Universitaria del Comahue, la agresión no solamente fue a golpes si no también que se efectuaron disparos de armas de fuego.

Los guardias del boliche estan para evitar problemas, no para generarlos” sentenció Bocanera que explicó que el Consejo Directivo de la Facultad se expidió en rechazo de la agresión y se exigió “un control sobre el personal de seguridad”.