La información fue confirmada por la abogada Ana Calafat, representantes de padres y madres de estudiantes que concurren al establecimiento educativo que perdió más de dos semanas de clase por problemas edilicios.

El acuerdo también incluye recuperar los días perdidos  por lo que durante los días de receso se dictarán clases. En cuanto a los arreglos se puso un plazo estimativo  el 2 de octubre, fecha en que debería estar finalizada la obras de los baños. Respecto al resto de los arreglos como la pintura de paredes, en función de que “no es imprescindible”, el mantenimiento se realizará al finalizar las clases.

También se pidió al gobierno un estudio sobre el estado de las paredes del establecimiento teniendo en cuenta que el edificio tiene cerca de 38 años de antigüedad y hay sectores que tienen fisuras en las paredes. De acuerdo a opinión de los técnicos del Ministerio de Obras Públicas no habría peligro en el estado de la estructura del colegio.