Weretilneck afirmó que la explotación hidrocarburífera se realizará en concenso con organizaciones de pueblos originarios

Durante una entrevista con LU19, el Gobernador Weretilneck habló sobre los problemas de la fruticultura en Río Negro. Enumeró inconvenientes con los incremento de costos, y comercialización. “Hoy en día, el kilo de manzana en Buenos Aires está 12 o 14 pesos y al productor le pagan 80 centavos”.

“Por otro lado, tenemos el problema de una excesiva cantidad derivada de fruta de industria, que cuesta lo mismo producirla que una fruta que va en fresco y esto es producto de la falta de inversión”, agregó, y afirmó que Río Negro produce variedades que el mundo ya no está consumiendo, en comparación con Chile, Nueva Zelanda y Sudáfrica.

“Tenemos además una excesiva concentración, son pocas las empresas que producen peras y manzanas, lo mismo que con los jugos. El problema de la fruticultura no es uno sólo y la solución no es una sola. Son varias y son un plan de acción que tiene que resolver cada uno de nuestros problemas”, afirmó.

En este sentido, el Gobernador aseveró que “si no resolvemos el problema de comercialización, siempre el productor se va a quedar con lo que sobra del resto. Si no logramos la reconversión de ciertas variedades para que lo que produzcamos tenga valor en el mundo, tampoco servirá”.

“Si no logramos bajar los costos del complejo de funcionamiento y los laborales, tampoco habrá rentabilidad. O sea, son medidas que tienen su tiempo de desarrollo, de convencimiento y no se consiguen de la noche a la mañana”, remarcó.

El Mandatario rionegrino subrayó que “el gran desafío es descolgar a la fruticultura de la macroeconomía nacional. Ayer le planteaba a la Cámara de Río Colorado -lo mismo que le he dicho a todos- que si esta lucha se va a enmarcar en una pelea política como la de la soja o el maíz, no tendrá ningún sentido y que no cuenten con el Gobierno Provincial”.

El gobernador explicó que, “en el caso de la soja y el maíz, son otros intereses y la rentabilidad es distinta. En la soja trabaja un empleado cada 60.000 hectáreas, mientras que en nuestro Valle son 70, todo exactamente al revés. La lucha de la Sociedad Rural Argentina y de la Federación Agraria, tienen que ver con otros intereses, no con los verdaderos intereses del pequeño y mediano productor, como en el caso de Río Negro y Neuquén”.

 Fuente: Prensa Río Negro