Uno de los tantos motines en el Establecimiento de Ejecución Penal 2 de Roca

A través de un Decreto Ley con Acuerdo de Ministros, el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, dispuso el estado de emergencia del Servicio Penitenciario Provincial por el término de un año. La medida, entre otras acciones, contempla la disposición de más de 29,5 millones de pesos para hacer frente a las necesidades más urgentes del sistema, como reparaciones en cárceles, mejoras edilicias y sanitarias, alimentación y salud de internos y personal penitenciario, así como elementos de seguridad.

En tal sentido, el Mandatario Provincial argumentó que “adoptamos esta medida ante la grave situación de crisis institucional en que se encuentra el Servicio Penitenciario Provincial desde hace ya varios años, lo que conlleva a tomar decisiones que propendan a su reinstitucionalización”.

El gobernador destacó que “esta emergencia se genera para subsanar la situación heredada, producto de años de desinterés por parte del Estado rionegrino en la concreción de verdaderas y efectivas políticas en materia penitenciaria”.

Weretilneck  remarcó en tal sentido que “a través de la emergencia se faculta además el otorgamiento al Ministerio de Gobierno de partidas presupuestarias extraordinarias por un total de 29.563.000 pesos para la creación del ‘Fondo de Sustentabilidad Penitenciaria’ destinado a la atención de situaciones excepcionales y de emergencia que pongan en peligro la integridad de las personas y la gobernabilidad del sistema penitenciario”.

La abogada Ana Calafat, integrante del Observatorio de Derechos Humanos, “no se pueden invisivilizar la situación de las personas privadas de la libertad”. Calafat también dijo que los trabajadores penitenciarios “no tienen las suficientes horas de descanso”. La abogada afirmó que “ la asignación de 30 millones de pesos puede ayudar porque la situación es calamitosa”.

Fuentes: propias y ADN