Foto: Zainuco

Cristian Ibazeta era el principal testigo de una causa donde eran investigados 27 policías por la represión ocurrida en el penal el 2004. El detenido estaba en una celda individual pero la autoridades del penal informaron que recibió 24 puntazos en el medio de una pelea con otra persona alojada en el edificio.

De acuerdo a lo denunciado por la agrupación Zainuco, afirmó “la dictadura sigue presente en la cárceles, la policia hace y deshace sobre la vida de la gente”. En el 2004 la revuelta de internos se produjo por la denuncia del propio Ibazeta sobre los maltratos que recibió su madre al intentar verlo. De acuerdo a los datos conocidos, la mujer fue obligada a desnudarse y manoseada por los guardia cárceles. A raíz de la denuncia se produjo una protesta en tres pabellones que terminó con una dura represión hacia los detenidos con golpes con manguera sobre los pies y otras vejaciones. Gladiz Rodriguez, de la agrupación Zainuco, denunció la “impunidad” de los policías de la unidad 11 de Neuquén.