Los trabajadores reclamaron la reincorporación del personal no docente que habría sido despedido en forma arbitraria.

Las despedidas son 3 mujeres que desarrollaban tareas generales: Rosa Córdoba, Mónica García y Susana Garrido en tanto un ayudante de cocina también fue desafectado.

Los directivos del colegio aseguran que todos han cumplido con su trabajo y que no recibieron ni siquiera una notificación sobre sus despidos.