El legislador Pedro Pesatti aseguró que el informe del Tribunal de Cuentas de la Provincia sobre la auditoría que realizara al IPROSS “no deja lugar a dudas del alto nivel de amoralidad y corrupción con que se administró la obra social en los últimos años”.

Para el parlamentario queda demostrado que “se han realizado adjudicaciones a proveedores cuya habilitación en el registro respectivo estaba vencida, de la misma manera que no se ha podido demostrar la razonabilidad del precio pagado para la adquisición de prótesis cuya provisión llamativamente siempre fue realizada por la misma empresa”.  Pero eso no es todo -advirtió Pesatti- el IPROSS llegó a comprar prótesis que estaban cubiertas por convenio y que el prestador debía cubrir, lo cual configura un doble pago y una defraudación lisa y llana a la obra social”. Sostuvo que “la compra de medicamentos muestra las mismas deficiencias que la adquisición de prótesis, con el agravante de que se adquirieron medicamentos existentes en stock, y entre ellos unidades próximas a vencer. Aunque en el caso de los medicamentos han sido más “generosos” -ironizó- ya que las compras se concentraron en cuatro empresas, dos de las cuales serían de los mismos propietarios de las otras dos.”

Fuente:  agencia ADN y Prensa Partido Jusiticialista