Las Clínicas y Sanatorios decidieron cortar el servicio a los afiliados al PAMI por falta de pago con deudas que datan del 2008.

La decisión fue tomada la semana pasada en función de deudas que rondan los seis y siete millones de pesos  según denunció Roberto Bernandini, integrante de la Federación de Clínicas.