El establecimiento se encuentra tomado por padres y docentes que vienen denunciando problemas en varios aspectos edilicios. Mediante un comunicado de prensa expresaron que “es de público conocimiento el lamentable estado edilicio de nuestra escuela, una de las emblemáticas de nuestra ciudad, con falta de espacios para actividades físicas, con goteras sobre losas que van directamente a las conexiones eléctricas y  con baños inadecuados”.

Los directivos denunciaron que el  25 de Julio, un dictamen del Superior Tribunal de Justicia respondió  a un amparo, ordenando al Ministerio de Educación a realizar las obras en un plazo de 60 días pero recién hoy se hicieron presentes en el establecimiento arquitectos del organismo provincial.